Reset Password

Tus resultados de búsqueda
20 abril, 2015

Abaco, Bahamas

Playas virgen, agua cristalina, conchas Caribeñas, casitas inglesas junto al mar, un lugar único y encantador. Un lugar de vacaciones fascinante para los amantes del mar, con muchas actividades acuáticas y terrenas. 

La bienvenida fue impecable. Un lento rumor caribeño, acompañado de un gran abrazo de nuestro anfitrión. Nos recibió en el aeropuerto de Marsh Harbour, un pequeño lugar donde todos se conocen. 
Salimos del aeropuerto a nuestra casa, pasamos por calles tranquilas con cabañas color pastel adornadas con parafernalia marítima. Las Bahamas fue una vez una colonia británica y durante los últimos 40 años ha seguido siendo una parte de la "Commonwealth". Todavía se puede ver las influencias que tuvieron los británicos en Abaco.

"Peas n 'Rice" es el nombre de la encantadora casa en la que nos quedamos. Los dueños han sido residentes de las Bahamas durante los últimos 35 años. Este es un lugar familiar, relajado, cómodo y lleno de historia. La casa parece flotar sobre el agua, disfrutando de vistas al mar. No hay ruido, no hay tráfico, sólo el suave sonido del mar pegando contra la arena y sus gaviotas volando sobre el mar. 
Hay tantas cosas que hacer en Abaco, especialmente actividades acuáticas. Nos sentamos para almorzar junto al mar, luego siguió la siesta, y en la noche salimos a pescar un rato afrente de la isla Man-o-War. Las estrellas sirvieron como nuestra luz en un océano tranquilo, estuvimos acompañados por buenos amigos, una brisa agradable, y nuestros guías Ray y Juan. Pescamos mero y rabo amarillo, los ingredientes perfectos para un ceviche. Después de unas pocas horas de brisa caribeña, charlas entre amigos y una noche despejada, volvimos a nuestra casa completamente adaptados a nuestro nuevo entorno.

A la mañana siguiente, después de un delicioso café colombiano en la intimidad de nuestra pequeña cabaña, salimos a pie para descubrir Marsh Harbour. Nos quedamos impresionados por la sencillez del lugar. Carreteras de tierra, cabañas rústicas, flores tropicales y jardines que dan una sensación de pequeños bosques. Cada casa  tiene su propio acceso a la playa, cabaña y muelle con pequeños letreros de madera pintados a mano anuncian los nombres de cada casa ... por ejemplo están "The Love Shack", "Peas n 'Rice", "Somthing outta Nuttin'"  y "Runaway Hill". Todos pintados en colores caribeños brillantes clavados a una palmera. Todo aquí es familiar. Todo el mundo parece conocerse el uno al otro. 

En la tarde visitamos una isla vecina llamada Hopetown y su faro famoso rodeado por pequeñas casas estilo Victorian. Almorzamos en el jardín del Hope Town Inn, rodeado de gente de todas las edades, con comida sencilla de las Bahamas: ensalada de conchas, pescado fresco, incluso hamburguesas. Después de otra siesta, cenamos mariscos en la marina.
Nuestro siguiente destino fue Bakers Bay Marina, un exclusivo sitio de golf y otras actividades Caribeñas. Aquí, disfrutamos de un almuerzo al aire libre en el muelle.
Por último, nuestro viaje no hubiera sido completo si no hubiese sido por el viaje que nos tomamos para ir a pescar en un sitio con aguas cristales de poca profundidad. Alfred, mi marido, se reunió a las siete de la mañana con un guía, la cual es famosos por sus tácticas de pescar. Ellos pescaron toda la tarde. 

Es imposible imaginar que tuvimos todas estas experiencias en un período de tan corto tiempo. Ahora todo lo que nos queda es tiempo para planear nuestro regreso con nuestra propia familia. Esta vez, nos gustaría más tiempo para explorar el mundo de Blue Holes, visitar a Treasure Cay e incluso navegar a mar abierto. 
Nos gustaría invitarlos a visitar las propiedades que tenemos para alquiler en este hermoso lugar Caribeño. Visita: www.casastropicales.com
 
error: Content is protected !!